La “farsa” del Maine

Hundimiento del MaineEn febrero de 1898 una gran explosión en el puerto de La Habana cambió el curso de la Historia. El USS Maine yacía sumergido en las aguas del mar Caribe y 256 personas habían perecido en él. La causa de la deflagración era un misterio, pero la opinión pública norteamericana se apresuró a culpar a España. Un par de meses más tarde, EEUU aprovechaba como excusa el hundimiento del buque de guerra Maine para declararle la guerra. Así, conseguirían por medio de las armas lo que no habían logrado en sus consecutivos intentos de comprar la isla.

La “farsa” del hundimiento del Maine se postula como una de las primeras teorías conspiratorias gubernamentales de la edad contemporánea. El posterior control de la isla de Cuba por parte de los Estados Unidos sirve de marco histórico para el desarrollo de buena parte de la novela La memoria de los pasos y señala el destino de algunos de ellos.

Estados Unidos, que no había participado en el reparto colonial europeo del siglo XIX de Asia y África, había fijado su objetivo expansionista en la zona del Caribe. Pero España, que se encontraba sumida en una profunda crisis tras el reinado de Isabel II, contaba con importantes colonias allí. Los norteamericanos realizaron numerosas ofertas de compra de Cuba, que el gobierno español rechazó. El recelo fue aumentando entre los dos países, acrecentado por las campañas de desprestigio llevadas a cabo por la prensa de ambos.

Dentro de la isla, había nacido el sentimiento nacional cubano y, tras varias sublevaciones, la situación militar española era complicada en la colonia. Los enfrentamientos independentistas se radicalizaron y aumentaba el odio hacia los colonos. Un hipotético éxito del ejército independentista cubano podría haber dado al traste con los planes estadounidenses de control sobre la isla y, por ello, EEUU se decidió a intervenir.

Todo parece indicar que el primer movimiento del ejército estadounidense fue enviar sus tropas del Pacífico hacia Hong Kong para realizar ejercicios de tiro, hasta que recibieran la orden de dirigirse a las colonias españolas de Filipinas y Guam. Además, EEUU decreta el bloqueo naval a Cuba, sin que aún mediara ninguna declaración de guerra.

El buque MaineLa última maniobra intimidatoria del gobierno norteamericano fue enviar a La Habana el acorazado Maine, un buque obsoleto, con la excusa de proteger los intereses de sus compatriotas residentes en Cuba. El barco hizo su entrada a puerto el 25 de enero de 1898, sin previo aviso. Una provocación contraria a cualquier práctica diplomática.

El 15 de febrero de 1898 se produce una fuerte explosión a bordo del Maine, que acabó con la vida de tres cuartas partes de la tripulación. Los restos del buque se hundieron rápidamente en el puerto. España negó inmediatamente cualquier relación con la explosión, pero la prensa sensacionalista norteamericana se apresuró a acusar al país del hundimiento del acorazado, con proclamas “amarillistas” que agitaron a la opinión pública estadounidense.

Para determinar las causas de la deflagración, el gobierno español propuso la creación de una comisión de investigación conjunta. Pero Estados Unidos se negó, por lo que se crearon dos comisiones independientes, que llegaron a distintas conclusiones. La norteamericana determinó que la explosión se había debido al estallido de una mina, aunque no pudieron acusar directamente a nadie como autor material del hecho. Por su parte, la española concluyó que era imposible que se tratara de una mina, ya que no se había visto columna de agua alguna, ni aparecido peces muertos en el puerto. En cambio, sí que ambas coincidían en que en el interior del barco se había producido el estallido de la munición del buque.

Las causas reales de la explosión aún no han sido aclaradas, a pesar de las numerosas investigaciones que se hicieron, incluso muchos años después del incidente. Además de las especulaciones sobre una mina del ejército español, otras hipótesis destacadas son las que apuntan a una explosión accidental en el interior del barco por la autocombustión del carbón. Aunque también han cobrado fuerza las teorías conspiratorias, que señalan que el propio ejército estadounidense podría haber hundido su barco, para crear un pretexto plausible que justificase un enfrentamiento armado contra España.

Sea como fuere, Estados Unidos exigió a España la retirada de Cuba, algo a lo que los colonos se negaron, y dos meses después comenzó la guerra entre los dos países, que rápidamente se extendió también a Puerto Rico, Filipinas y Guam. Este conflicto supuso para España la pérdida de todas sus colonias de ultramar. Cuba quedó bajo la tutela de Estados Unidos, que ocupó la isla hasta 1902.

Tras la retirada de las tropas norteamericanas,  EEUU exigió a la recién creada república cubana que otorgase bases a su ejército en la isla, se le prohibió suscribir tratados que la atrajeran a la órbita de otra potencia extranjera que no fueran ellos y se garantizó su capacidad de intervención en el estado cubano mediante la Enmienda Platt, que estuvo vigente hasta 1934.

 

CONSIGUE YA TU EJEMPLAR DE “LA MEMORIA DE LOS PASOS” DE ESTEFANÍA CORDERO-SÁNCHEZ LARA

http://edicionesaltera.com/portfolio/la-memoria-de-los-pasos/

Anuncios

9 thoughts on “La “farsa” del Maine

  1. España en crisis desde Isabel II?
    Usa no participó en el reparto de Africa y por eso quería Cuba?
    Los independentistas cubanos amenaza para Usa?
    Etc….

    Demasiadas teorías conspirativas y un conocimiento muy superficial de la historia.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tu comentario, Suso.

      El reinado de Isabel II de España marcó el inicio de una época de crisis política, económica y social en el país. Hay que tener en cuenta también que, antes de las guerras de Cuba, España había sufrido tres guerras civiles durante el siglo XIX (las Guerras Carlistas).

      No soy demasiado dada a las teorías conspiratorias, pero en este caso creo que están bastante avaladas por los hechos. Aunque sí es cierto que nunca se reveló la auténtica causa del hundimiento del Maine. Y sí que creo, al menos en mi modesta opinión, que los independentistas cubanos eran una amenaza, no para Estados Unidos, sino para sus intereses en Cuba. Y es muy probable que eso les llevara a intervenir en la guerra, aprovechando también la debilidad del Imperio Español.

      Sobre el conocimiento superficial de la Historia, creo que alguna aportación puedo hacer (soy Historiadora, máster en Métodos y Técnicas de Investigación Histórica y estoy realizando mi Tesis Doctoral).

      Saludos!

      Le gusta a 3 personas

  2. Muy buen artículo sobre el Maine, realmente el naciente Imperio del, norte estaba apurado, la victoria de las armas cubanas sobre el Imperio colonial español, lo que quedaba de él, era cosa de breve tiempo, en Cuba habían apostado hasta el último hombre y la última peseta, no era una guerra de más de 30 años solo entre españoles y criollos, era entre republicanos, hombres que amaban la libertad y los representantes de un Imperio en decadencia, del lado de los libertadores lucharon no pocos catalanes, gallegos, vazcos, canarios, asturianos etc y junto a los colonialistas combatieron criollos nacidos en la isla, España concentró en la Isla más de 200,000 soldados, un soldado español por cada cinco habitantes de la isla, en la guerra de 1868 murieron 145,884 soldados y oficiales españoles 12,700 en combate y el resto por enfermedades, fiebre amarilla, diarreas etc, en la que va del 95 al 98, en una isla que no sobrepasa el millón y medio de habitantes, concentró España 250,000 efectivos, más 100,000 paramilitares españoles y criollos, agrupados en los Cuerpos de Voluntarios y Guerrillas, el Capitán General Valeriano Weyler, utilizó los más crueles métodos de guerra, fue el creador de campos de reconcentración donde murieron cientos de miles de cubanos, se dice que la mitad de la población pereció en este periódo de guerra, El Ministerio de la Guerra de España contabilizaba, desde que empezara la campaña de Cuba del 95 y hasta enero de 1898, 38.137 bajas, se dice que más de 53,000 murieron a causa de la fiebre amarilla, las cifras pueden ser aún mayores. Mi tatarabuelo, fue oficial del Ejército de España y peleó en las tres guerras en Cuba, la del 68, la llamada Chiquita y la del 95, llegó a ser Coronel y fue jefe del Regimiento de Caballeria de las Navas, era de Cantabria, las historias de la guerra pasaron de padres a hijos, fue una guerra dura,entre enemigos valientes y tercos, los Estados Unidos se aprovecharon del terrible desgaste de los contendientes, de la devastación del país y de manera oportunista entraron en la guerra, construyendo un pretexto, la voladura del Maine
    http://www.ecured.cu/index.php/Guerra_Hispano-Cubano-Norteamericana

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tu aportación, Raúl Antonio. Un comentario realmente interesante. Y un recuerdo desde aquí a todos los que lucharon y murieron en esa guerra tan dura, porque detrás de todas esas cifras, no debemos olvidar, que hay personas y familias.

      Saludos!

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s